Desde 1995, construyendo una sociedad diversa y antirracista

Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Desde 1995, construyendo una sociedad diversa y antirracista

Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

A pesar del acuerdo de los partidos «para un debate responsable», el discurso racista protagoniza la campaña

(ES/CAT) Desde SOS Racisme Catalunya, una vez más, señalamos el racismo electoral que implica la instrumentalización de las personas racializadas y migrantes, así como posicionamientos, discursos y acciones que, con fines puramente electoralistas, atentan contra la dignidad de muchas personas y debilitan la democracia y la convivencia. – Desde SOS Racisme Catalunya, un cop més, assenyalem el racisme electoral que implica la instrumentalització de les persones racialitzades i migrants. Posicionaments, discursos i accions que, amb finalitats purament electoralistes, atempten contra la dignitat de moltes persones i debiliten la democràcia i la convivència.

Por eso denunciamos:

• La evidente ineficacia del acuerdo para un debate responsable sobre la inmigración y contra el racismo y la xenofobia. Una vez más ha quedado en papel mojado el compromiso previo de no hacer un discurso racista durante la campaña electoral.

• La irresponsabilidad de las candidaturas que utilizan la situación de desamparo de los adolescentes y jóvenes extranjeros no acompañados para obtener votos. Utilizando mecanismos de estigmatización y criminalización no se les reconocen sus derechos y obvian el deber de protección (a pesar de la obligación legal), acogida y cuidado que tienen las administraciones hacia estos niños. Además, aprovechan el racismo social existente como tribuna desde donde afianzar sus postulados, tal y como demuestra la lamentable actitud de la alcaldesa de Rubí (PSC) esta misma semana, entre otros ejemplos similares vividos los últimos meses, donde desde la política partidista se permite y genera un ambiente hostil hacia los adolescentes.

• El discurso racista y discriminatorio hacia las personas que se dedican a la venta ambulante; que partidos como el Partido Popular, el Partido Socialista de Cataluña, Ciudadanos o Manuel Valls en Barcelona han tenido los últimos días. Desde la criminalización y la deshumanización crean un falso sentido de alarma social que dificulta la convivencia y la cohesión social. Juntos por Cataluña, que asocia la actividad a mafias en su programa electoral, también es partícipe.

• La hipocresía de algunos actos de campaña que diseñan fotos ad hoc para vender lo que no son: bases y / o militancias con personas racializadas y / o migrantes, propuestas sobre igualdad de derechos y oportunidades, rechazo y combate contra el racismo y / o las políticas públicas en derechos humanos. La intervención de Ernest Maragall (ERC) en un partido de fútbol de jóvenes tutelados, donde los jugadores ni siquiera conocían el candidato, no deja de ser un ejemplo de instrumentalización política.

• La falta de un discurso alternativo -o la invisibilización de éste- que apueste por la igualdad de derechos y oportunidades y priorice la lucha contra el racismo. Echamos de menos propuestas de política pública con perspectiva de derechos humanos: que hablen de seguridad de todas las personas, que hagan frente al racismo policial, que protejan la libertad ambulatoria, que garanticen los derechos civiles, políticos y sociales para todos, y que impulsen mecanismos de protección y denuncia de la discriminación racista.

• El silencio de las otras candidaturas, que consiente el racismo como propuesta política. Partidos como la CUP y Barcelona en Común tienen el deber de aprovechar su altavoz mediático para hacer frente a cualquier discurso y acto racista. No hacerlo perpetúa el discurso político discriminatorio.

También hay que hacer referencia a la imposibilidad del voto de las personas que son objeto de esta instrumentalización electoral. Negar el voto a las ciudadanas y ciudadanos con nacionalidad extranjera, no sólo es vulnerar un derecho fundamental, sino que además alimenta y facilita el racismo electoral.

Por ello es imprescindible que la sociedad civil no se quede callada ante estos postulados que promueven el odio y la discriminación. Hay que seguir denunciando el discurso racista de partidos y candidatos, reclamando derechos y espacios de participación política para que las personas racializadas y migrantes sean sujetos activos (y no un objetivo) en campaña. También hay que articular discursos y narrativas que reivindiquen derechos y libertades para todas las personas.

Barcelona, ​​16 de mayo del 2019
Consejo de SOS Racismo

Per això denunciem:

• L’evident ineficàcia de l’acord per a un debat responsable sobre la immigració i contra el racisme i la xenofòbia. Una vegada més ha quedat en paper mullat el compromís per part dels partits de no fer un discurs racista durant la campanya electoral.

• La irresponsabilitat de les candidatures que utilitzen la greu situació de desemparament dels adolescents i joves estrangers no acompanyats per obtenir vots. Amb mecanismes d’estigmatització i criminalització no els reconeixen els seus drets (recollits en legislació internacional, nacional i municipal) i obvien el deure de protecció, acollida i cura que tenen les administracions cap a aquests infants. A més, aprofiten el racisme social existent com a tribuna des d’on fiançar els seus postulats, tal i com demostra la lamentable actitud de l’alcaldessa de Rubí (PSC) aquesta mateixa setmana, entre altres exemples similars viscuts els darrers mesos, on des de la política partidista es permet i genera un ambient hostil cap als adolescents.

• El discurs racista i discriminatori cap a les persones que es dediquen a la venda ambulant; que partits com el Partit Popular, el Partit Socialista de Catalunya, Ciutadans o Manuel Valls a Barcelona han tingut els darrers dies. Des de la criminalització i la deshumanització creen un fals sentit d’alarma social que dificulta la convivència i la cohesió social. Junts per Catalunya, que associa l’activitat a màfies en el seu programa electoral, també n’és partícip.

• La hipocresia d’alguns actes de campanya que dissenyen fotos ad hoc per vendre allò que no són: bases i/o militàncies amb persones racialitzades i/o migrants, apostes i propostes fortes en relació a la igualtat de drets i oportunitats i el rebuig i el combat del racisme i/o les polítiques públiques en drets humans. La intervenció fugaç d’Ernest Maragall (ERC) en un partit de futbol de joves tutelats en plena campanya, on els jugadors ni tan sols coneixien el candidat, no deixa de ser un exemple d’instrumentalització política.

• La manca d’un discurs alternatiu, o la volguda invisibilització d’aquest, que aposti per la igualtat de drets i oportunitats i prioritzi la lluita contra el racisme. Trobem a faltar propostes de política pública amb perspectiva de drets humans: que parlin de seguretat de totes les persones, que facin front al racisme policial, que protegeixin la llibertat deambulatòria, que garanteixin els drets civils, polítics i socials per a tothom, i que impulsin mecanismes de protecció i denúncia de la discriminació racista.

• El silenci de les altres candidatures, que consenteix el racisme com a proposta política. Partits com la CUP i Barcelona en Comú tenen el deure d’aprofitar el seu altaveu mediàtic per fer front a qualsevol discurs i acte racista. No tenir la determinació de fer-ho perpetua el discurs polític discriminatori.

També cal fer referència a la impossibilitat d’exercir el dret a vot de moltes de les persones que són objecte d’aquesta instrumentalització electoral. Negar el vot a les ciutadanes i ciutadans que tenen nacionalitat estrangera, no només és una vulneració d’un dret fonamental, sinó que a més alimenta i facilita el racisme electoral.

Per això és imprescindible que la societat civil no ens quedem aturades davant els postulats racistes que promouen l’odi i la discriminació. Cal seguir denunciant el discurs polític racista de partits i candidats, reclamant drets i espais de participació política per a què les persones racialitzades i migrants siguin subjectes actius (i no únicament un objectiu) de les campanyes i ser capaces d’articular discursos i narratives per a reclamar i garantir els drets i les llibertats de tothom.

Barcelona, 16 de maig del 2019
Consell de SOS Racisme

Te puede interesar:

Si has sido víctima, has presenciado un acto racista o estás interesada/o en nuestro trabajo, este es el espacio para que nos cuentes.