Desde 1995, construyendo una sociedad diversa y antirracista

Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Desde 1995, construyendo una sociedad diversa y antirracista

Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Podía haber pasado más de 3 años en prisión por una falsa acusación – Podia haver passat més de 3 anys a presó per una falsa acusació

[wc_row][wc_column size=»one-half» position=»first»]

  • Podía haber pasado más de 3 años en prisión por una falsa acusación.
  • Las incongruencias y contradicciones desmontan la acusación de la Guardia Urbana contra un representante de los vendedores ambulantes.
  • La acusación pedía 3 años y medio de cárcel por resistencia a la autoridad.

Barcelona, ​​10 de enero del 2017.

Desde SOS Racismo, mostramos nuestra satisfacción con la Sentencia del caso contra en Papa Ibrahima Diop, acusado de un delito de resistencia a la autoridad y agresión a un agente de la Guardia Urbana. La titular del Juzgado Penal núm. 11 de Barcelona ha absuelto, y ha recogido en su resolución algunas de las incongruencias policiales que el abogado de SOS Racismo en representación legal del Sr. Diop, José Granados, expuso durante el juicio del pasado día 20 de diciembre.

Lo celebramos sin olvidar que, una vez más, la absolución de una víctima resulta ser un éxito. En Papa I. Diop sufrió la agresión de un agente que le ocasionó una herida en la cabeza de 3 cm y 3 puntos de sutura, según recoge el parte médico. Pero además ha sido víctima de una falsa acusación: la Guardia Urbana, representada por el despacho de abogados contratado por el Ayuntamiento de Barcelona, ​​le ha intentado atribuir una agresión que nunca cometió, pidiendo una pena de tres año y medio de prisión.

«Lagunas e imprecisiones» determinantes

La sentencia establece de forma contundente que la identificación del Sr. Diop como la persona que agredió al agente presuntamente lesionado sufre de varias «lagunas e imprecisiones», en clara referencia la resolución a que en las extensas diligencias policiales elaboradas el día de los hechos en ningún momento se señalaba al Sr. Diop como el autor de la agresión, resultando dudosa la identificación llevada a cabo cinco días después de los hechos por parte de un agente que anteriormente no se había mencionado como testigo de la misma.

La sentencia dispone que, lejos de ser resueltas las incongruencias, las declaraciones de los agentes durante el juicio sólo profundizaron en la incertidumbre de la acusación, ya que los dos agentes que en diligencias policiales habían afirmado poder reconocer a quien habría tirado la piedra que habría impactado en el agente 71764, manifestaron durante el plenario que no habían visto quien la tiró.

Del mismo modo, el texto deja entrever una cuestión también expuesta por la defensa: si no vieron quién tiró la piedra ni estuvieron en la reunión posterior a comisaría en la que según los agentes pudieron reconocer al agresor, ¿ como pueden haber establecido en el atestado que reconocerían «sin ningún género de duda» a la persona que tiró la piedra como la persona que estaba en la aquella supuesta reunión en comisaría? Y decimos «supuesta reunión» porque ninguno de los nueve agentes declarantes reconoció haber participado. Y sobre todo, ¿cómo se puede afirmar que el Sr. Diop estaba si posteriormente se ha aportado un documento que lo sitúa a otro municipio en el ese preciso momento, concretamente el CAP Florida Norte de Hospitalet de Llobregat? Por cierto, el Sr. Diop estaba porque estaba siendo atendido precisamente por la herida en la cabeza causada por un golpe de porra de uno de los agentes intervinientes y que nunca será juzgado por este hecho.

Reflexión sobre la actuación policial

Teniendo en cuenta todos estos hechos, desde SOS Racismo consideramos que este juicio, más allá de demostrar la inocencia del Sr. Diop, debería llevar a una profunda reflexión sobre la actuación de unos agentes policiales que redactan, leen y firman a modo de conformidad un atestado policial que recoge unos hechos concretos. Hechos que no sólo se contradicen con las pruebas presentadas por la defensa, sino con las declaraciones de los propios agentes de policía durante el juicio.

Desde SOS Racismo queremos denunciar, una vez más, las vulneraciones de derechos que sufren las personas que realizan venta ambulante no autorizada en la ciudad de Barcelona, ​​así como las acusaciones «erróneas», tal y como recoge la sentencia, o las investigaciones policiales no suficientemente diligentes. Generalmente, el principio de veracidad de los agentes policiales actúan de manera determinante en estas denuncias. Afortunadamente en este caso, las contundentes contradicciones en la versión policial, del mismo agente denunciante, de los compañeros y de las pruebas presentadas, han demostrado la inocencia del acusado. Pero desgraciadamente no siempre lo conseguimos.

Desde SOS Racismo Cataluña queremos recordar que defendemos a víctimas, y este hecho es determinante en la rigurosidad de nuestro trabajo, desde la aceptación de un caso y todo el proceso de investigación hasta el final del procedimiento.

Celebramos la sentencia y la absolución del Sr. Diop, un destacado representante del colectivo de vendedores ambulantes que realiza una encomiable labor encaminada a la resolución mediada y no policial de la problemática que suscita este tipo de venta no autorizada en la ciudad, y esperamos que se tomen medidas políticas y judiciales para erradicar todo tipo de vulneración de derechos a los ciudadanos.

[/wc_column][wc_column size=»one-half» position=»last»]

  • Podia haver passat més de 3 anys a presó per una falsa acusació
  • Les incongruències i contradiccions desmunten l’acusació de la Guàrdia Urbana contra un representant dels venedors ambulants
  • L’acusació demanava 3 anys i mig de presó per resistència a l’autoritat

Barcelona, 10 de gener del 2017

Des de SOS Racisme, mostrem la nostra satisfacció amb la Sentència del cas contra en Papa Ibrahima Diop, acusat d’un delicte de resistència a l’autoritat i agressió a un agent de la Guàrdia Urbana. La titular del Jutjat Penal núm. 11 de Barcelona l’ha absolt, i ha recollit en la seva resolució algunes de les incongruències policials que l’advocat de SOS Racisme en representació legal del Sr. Diop, en Josep Granados, va exposar durant el judici del passat dia 20 de desembre.

 

Ho celebrem sense oblidar que, un cop més, l’absolució d’una víctima resulta ser un èxit. En Papa I. Diop va patir l’agressió d’un agent que li va ocasionar una ferida al cap de 3 cm i 3 punts de sutura, segons recull el part mèdic. Però a més ha estat víctima d’una falsa acusació: la Guàrdia Urbana, representada pel despatx d’advocats contractat per l’Ajuntament de Barcelona, li ha intentat atribuir una agressió que mai va cometre, demanant una pena de tres any i mig de presó.

«Llacunes i imprecisions» determinants

La sentència estableix de forma contundent que la identificació del Sr. Diop com la persona que va agredir a l’agent presumptament lesionat pateix de varies “llacunes i imprecisions”, fent clara referencia la resolució a que en les extenses diligències policials elaborades el dia dels fets en cap moment s’assenyalava al Sr. Diop com l’autor de l’agressió, resultant dubtosa la identificació portada a terme cinc dies després dels fets per part d’un agent que anteriorment no s’havia mencionat com testimoni de la mateixa.

 

La sentència disposa que, lluny de ser resoltes les incongruències, les declaracions dels agents durant el judici només varen aprofundir en la incertesa de l’acusació, ja que els dos agents que en diligències policials havien afirmat poder reconèixer a qui hauria llençat la pedra que hauria impactat en l’agent 71764, varen manifestar durant el plenari que no havien vist qui la va llençar.

 

De la mateixa manera, el text deixa entreveure una qüestió també exposada per la defensa: si no van veure qui va llençar la pedra ni varen estar a la reunió posterior a comissaria en la que segons els agents varen poder reconèixer a l’agressor, ¿com poden haver establert a l’atestat que reconeixerien «sense cap gènere de dubte» a la persona que va llençar la pedra com la persona que estava a la aquella suposada reunió a comissaria? I diem “suposada reunió” perquè cap dels nou agents declarants va reconèixer haver-hi participat. I sobretot, com es pot afirmar que el Sr. Diop hi era si posteriorment s’ha aportat un document que el situa a un altre municipi en el aquell precís moment, concretament al CAP Florida Nord de l’Hospitalet de Llobregat? Per cert, el Sr. Diop hi era perquè estava sent atès precisament per la ferida al cap causada per un cop de porra d’un dels agents intervinents i que mai serà jutjat per aquest fet.

 

Reflexió sobre l’actuació policial

Tenint en compte tots aquests fets, des de SOS Racisme considerem que aquest judici, més enllà de demostrar la innocència del Sr. Diop, hauria de portar a una profunda reflexió sobre l’actuació d’uns agents policials que redacten, llegeixen i signen a mode de conformitat un atestat policial que recull uns fets concrets. Fets que no només es contradiuen amb les proves presentades per la defensa, sinó amb les declaracions dels mateixos agents de policia durant el judici.

Des de SOS Racisme volem denunciar, una vegada més, les vulneracions de drets que pateixen les persones que realitzen venda ambulant no autoritzada a la ciutat de Barcelona, així com les acusacions «errònies», tal com recull la sentència, o les investigacions policials no prou diligents. Generalment, el principi de veracitat dels agents policials actuen de manera determinant en aquestes denuncies. Afortunadament en aquest cas, les contundents contradiccions a la versió policial, del mateix agent denunciant, dels companys i de les proves presentades, han demostrat la innocència de l’acusat. Però malauradament no sempre ho aconseguim.

 

Des de SOS Racisme Catalunya volem recordar que defensem a víctimes, i aquest fet és determinant en la rigorositat de la nostra feina, des de l’acceptació d’un cas i tot el procés d’investigació fins el final del procediment.

Celebrem la sentència i l’absolució del Sr. Diop, un destacat representant del col·lectiu de venedors ambulants que realitza una encomiable tasca encaminada a la resolució mediada i no policial de la problemàtica que suscita aquest tipus de venda no autoritzada a la ciutat, i esperem que es prenguin mesures polítiques i judicials per eradicar tot tipus de vulneració de drets als ciutadans i ciutadanes.

[/wc_column][/wc_row]

Te puede interesar:

Si has sido víctima, has presenciado un acto racista o estás interesada/o en nuestro trabajo, este es el espacio para que nos cuentes.

Estamos mejorando nuestra web

Si aprecias restos de código por allí y por allá, páginas sin terminar o imágenes que han desaparecido, no hay de qué preocuparse.

Estamos realizando labores de mejora y mantenimiento en nuestra web, que estarán terminadas en pocos días.

Por favor, ten paciencia y vuelve pronto si no has podido encontrar lo que buscabas.

Gracias del equipo de SOS Racismo