Desde 1995, construyendo una sociedad diversa y antirracista

Desde 1995, construyendo una sociedad diversa y antirracista

Presentación del «Informe sobre el estado del Racismo en Catalunya 2019»

(ES-CAT) Un 32% de las situaciones de racismo identificadas en 2019 por SOS Racisme Catalunya en su informe anual, no han sido denunciadas. La falta de voluntad política de la administración pública para recoger datos oficiales contribuye a la invisibilización del racismo e imposibilita el desarrollo de políticas públicas antirracistas. – Un 32% de les situacions de racisme identificades el 2019 per SOS Racisme no han estat denunciades. La manca de voluntat política de l’administració pública per recollir dades oficials contribueix a la invisibilització del racisme i impossibilita el desenvolupament de polítiques públiques antiracistes.

El estado de alarma no justifica en ningún caso el confinamiento de los derechos fundamentales. Los principios de igualdad de trato y no discriminación tienen plena vigencia y deben ser respetados tanto por las instituciones como por toda la ciudadanía. – La decretació de l’estat d’alarma no justifica en cap cas el confinament dels drets fonamentals. Els principis d’igualtat de tracte i no-discriminació tenen plena vigència i han de ser respectats tant per les institucions com per tota la ciutadania.

El informe (IN) Visibles, el estado del racismo en Cataluña, llega a su undécima edición. El Servicio de Atención y Denuncia (SAID) de SOS Racisme ha identificado 188 situaciones de racismo en 2019, de las que un 32% no han sido denunciadas. La desconfianza en el sistema y el contexto de vulnerabilidad en que se encuentran las personas que denuncian son algunos de los motivos que explican una infra denuncia, que conlleva la invisibilización del racismo.

En los casos vinculados a los cuerpos de seguridad pública, la contra-denuncia policial, la desconfianza en la imparcialidad del sistema judicial, la falta de un reconocimiento institucional del racismo y la situación de indefensión de los colectivos vulnerabilizados elevan la inexistencia de denuncia al 36% de los casos.

La connivencia entre la administración de justicia y la policía refuerza la impunidad de los agentes, haciendo difícil denunciar el racismo en los juzgados. No obstante, este año celebramos una sentencia condenatoria… aunque ¡¡se trata de un caso de 2009!! 10 años para obtener justicia.

El estado de alarma, aunque supone una limitación en la libertad de circulación, el derecho de reunión, derecho a la propiedad y el derecho al trabajo; no debería justiciar en ningún caso la suspensión de los derechos fundamentales. Sin embargo, el racismo no se confina y las personas migrantes y racializadas no-blancas sufren discriminación tanto por parte de las instituciones y los respectivos cuerpos de seguridad, como por parte de sus vecindarios.

Si la Ley de Seguridad Ciudadana (o Ley Mordaza) ya supone, por su margen de discrecionalidad, una fuente para la justificación de abusos policiales en el momento de determinar el incumplimiento de la norma y su sanción, en una situación de emergencia, se agrava esta situación. La discrecionalidad y la impunidad son mayores, por la falta de testigos en la calle, por la ampliación de criterios y por la falta de mecanismos de control interno. Todo ello agrava las vulneraciones de derechos de los cuerpos policiales hacia las personas racializadas y migrantes, muchas de ellas, con más presencia en las calles debido a que desarrollan trabajos esenciales y se ven obligadas a acudir a sus trabajos.

Los vecindarios se han convertido estos días en un foco de racismo entre particulares. La mayor convivencia hace aflorar actitudes racistas que se traducen en graves vulneraciones de derechos. Desde SOS Racisme alertamos que no hay normas para proteger el derecho a la dignidad de la persona en uno de los espacios más privados e íntimos como es el hogar. Y las posibles vías, como la mediación, no incorporan en su intervención el racismo como un motivo que puede generar conflictos en estos espacios. La vía penal tampoco es una solución real para estos casos.

Esta crisis vírica se añade a la crisis terrorista, económica y climática. Son situaciones que aumentan las desigualdades y alejan a los grupos humanos en su relación con las expectativas y los futuros compartidos. Es fácil que cada uno se proteja detrás de sus privilegios y perciba los demás como una amenaza. Vincular el control social a la seguridad es una lógica peligrosa.

Para lograr una verdadera seguridad hay que asegurar la igualdad de derechos. Por ello, entre otras medidas, SOS Racisme exige la regularización de todas las personas en situación irregular. Es precisamente en situaciones excepcionales como el actual, cuando los derechos deben estar garantizados y más protegidos que nunca.

L’informe (IN)Visibles, l’estat del racisme a Catalunya, arriba enguany a la seva onzena edició. El Servei d’Atenció i Denúncia (SAiD) de SOS Racisme identifica un total de 188 situacions de racisme el 2019, de les quals un 32% no han estat denunciades. La desconfiança en el sistema i el context de vulnerabilitat en què es troben les persones que denuncien el racisme són alguns dels motius que expliquen aquesta infradenúncia, que comporta una invisibilització del racisme.

En els casos vinculats als cossos de seguretat pública, la contra-denúncia policial, la desconfiança en la imparcialitat del sistema judicial, la manca d’un reconeixement institucional del racisme i la situació d’indefensió dels col·lectius vulnerabilitzats eleven la no-denúncia al 36% dels casos.

La connivència entre l’administració de justícia i la policia reforça la impunitat dels agents i fa molt difícil denunciar el racisme als jutjats. Tot i això, enguany celebrem una sentència condemnatòria, si bé es tracta d’un cas del 2009 i, per tant, d’un procés judicial que ha durat 10 anys.

La decretació de l’estat d’alarma, si bé suposa una limitació en la llibertat de circulació, el dret de reunió, dret a la propietat i el dret al treball; en cap cas hauria de justificar una suspensió dels drets fonamentals. Tanmateix, veiem com el racisme no es confina i com les persones migrants i racialitzades no-blanques pateixen discriminació tant per part de les institucions i els respectius cossos de seguretat, com per part dels seus veïns i veïnes.

Si en situació de normalitat la Llei de Seguretat Ciutadana (o Llei Mordassa) ja suposa, pel seu marge de discrecionalitat, una font per la justificació d’abusos policials alhora de determinar l’incompliment de la norma i la seva sanció, en una situació d’emergència la discrecionalitat i la impunitat són encara més grans, per la manca de testimonis al carrer, per la ampliació de criteris i per la manca habitual de mecanismes de control intern de la tasca. Tot plegat, agreuja les vulneracions de drets per part dels cossos policials cap a les persones racialitzades i migrants, moltes d’elles, amb més presencialitat als carrers pel fet que desenvolupen feines essencials i es veuen obligades a desplaçar-se al seu lloc de treball.

Les escales de veïns i veïnes també s’han convertit aquests dies en un focus de racisme entre particulars. La major convivència fa aflorar actituds racistes que es tradueixen en greus vulneracions de drets. Des de SOS Racisme alerten que no hi ha normes per protegir el dret a la dignitat de la persona en un dels espais més privats i íntims com és la llar. I les possibles vies, com la mediació, no incorporen en la seva intervenció el racisme com un motiu que pot generar conflictes en aquest espais. La via penal tampoc no és una solució real per aquests casos.

Aquesta crisi vírica s’afegeix a les anteriors, com la terrorista, l’econòmica i la climàtica.  Són crisis que augmenten les desigualtats i allunyen als grups humans en la seva relació amb les expectatives i els futurs compartits. És fàcil que cadascú es protegeixi darrera dels seus privilegis i percebi als altres com una amenaça. Vincular el control social a la seguretat és una lògica perillosa.

Per assolir una vertadera seguretat cal assegurar la igualtat de drets. Per això, entre d’altres mesures, SOS Racisme exigeix la regularització per totes. És precisament en situacions de tensió, conflictivitat i excepcionalitat quan els drets han d’estar garantits i més protegits que mai.


Para descargar el informe haz click aquí
Para descargar el dossier para la prensa, haz click aquí

Te puede interesar:

Si has sido víctima, has presenciado un acto racista o estás interesada/o en nuestro trabajo, este es el espacio para que nos cuentes.

Estamos mejorando nuestra web

Si aprecias restos de código por allí y por allá, páginas sin terminar o imágenes que han desaparecido, no hay de qué preocuparse.

Estamos realizando labores de mejora y mantenimiento en nuestra web, que estarán terminadas en pocos días.

Por favor, ten paciencia y vuelve pronto si no has podido encontrar lo que buscabas.

Gracias del equipo de SOS Racismo